Una perla al día

miércoles, 5 de agosto de 2009

El tiempo 1


"¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé. Si quiero explicárselo a quien me lo pregunta, no lo sé." San Agustín

Este invento humano, desde los presocráticos, dirije nuestra forma de ver la vida y se ha covertido en uno de sus grandes enigmas.
El conflicto entre el futuro que promete y el pasado que obliga, que tanto obsesionaba a Borges y que Aristóteles definía, como el número del movimiento que ensambla el antes, con el después, siempre me ha interesado. Somos tiempo.
En el mundo existen tres concepciones muy diferenciadas:
  • La occidental que se rige por el tiempo lineal, donde todo empieza y acaba, dentro de una línea infinita. El reloj y el calendario presiden esta percepción y dan combustible a la rutina.
  • La oriental o circular que lo concibe como una rueda cósmica de nacimientos y muertes, donde todo es ciclíco y nada empieza ni acaba, que parte del concepto platónico que establece el tiempo como una imagen móvil de la eternidad.
  • La africana o tiempo natural, donde el día no se divide en horas, si no en momentos. Se come cuando se tiene hambre, no a una hora determinada. El reloj no existe.

Particularmente, mi tiempo es una sensibilidad interior que unas veces es rayo y otras caracol.

2 comentarios:

AqUIEstOYyo dijo...

Me quedo con la concepción africana, mejor dicho, con su ausencia de concepción del tiempo. Sin embargo, seguir ese ritmo en este contexto es desestabilizador y agónico. Por ello, el mal menor, el único remedio, es utilizar redes para atraparlo. Listas y listas de tareas, calendarios y relojes por todas partes que nos ayuden a detener el escaso segmento de línea que nos separa del final.

Arturo dijo...

Ya somos dos, Emi. Lástima que según está montado el tinglado, no podamos hacerlo, con la frecuencia que desearíamos.