Una perla al día

viernes, 15 de agosto de 2008

Honradez


El diccionario de la RAE define la honradez como:
Rectitud de ánimo, integridad en el obrar.
Leo en El Diario de Sevilla que el pasado miércoles, Dom Amby Okonkwo, un nigeriano de 44 años, inmigrante ilegal, humilde vendedor de pañuelos del semáforo situado en la rotonda de la avenida de Juan Pablo II junto al Puente de las Delicias,recogió del suelo una cartera de piel que se le había caído a un motorista y se la entregó a la Policía.
La cartera llevaba 2.700 euros en efectivo, un cheque al portador diligenciado de 870 euros, un talonario de cheques, una cartilla de ahorros y documentación.
Dom ni siquiera la abrió, simplemente la cogió y, se la entregó a los dos primeros policías nacionales que detuvieron su coche en su semáforo.
Entrevistado por una periodista de televisión, contó que gana unos 15 € diarios con 10 horas en el semáforo y que no comprobó el contenido de la cartera, porque su padre le enseñó que no debía tocar lo que no fuera suyo, igual que él se lo inculcará con el tiempo, a su hijo de 5 años del que mostraba orgulloso una foto.
Recibió una recompensa de 50 € que compartió con su compañero de semáforo, paisano y amigo Kinsgle Kene.
Creo que el ejemplo ilustra, perfectamente el significado de honradez y debería hacer reflexionar a aquellos que piensan que vienen en pateras y cayucos a quitarnos el trabajo y a delinquir. No parece probable que haya muchos españoles deseosos de adjudicarse un semáforo para ejercer este lucrativo trabajo y pienso que muchos no hubiéramos devuelto la cartera tan entera cómo Dom lo hizo. Gracias por el ejemplo.
Leer más...



Foto tomada del Diario de Sevilla edición digital.

4 comentarios:

AqUÍstOYyO dijo...

"Como decíamos ayer..." cada día tus fotos van cogiendo cuerpo.

Gracias, una vez más, por contribuir a que vea cosas que no vería -a pesar de mi firme propósito de caminar la vida con atención plena- si no las escribieras en la arena.

Arturo dijo...

Gracias a ti por pasear por estas arenas por tus palabras.

Cristina Catarecha dijo...

Siempre atento a preciosas historias que nos hacen reflexionar. Esta en concreto, tendríamos que anotarla y releerla de vez en cuándo para recordar en que punto estamos, desde dónde partimos y hacía dónde querríamos ir.
Tu mirada cada vez tu mejor aliada.
Un abrazo.

Arturo dijo...

Cristina, tú si que tienes el don de la mirada f1/1 1-1500mm, y no sólo para fotografía. Gracias por tus palabras.