Una perla al día

miércoles, 15 de julio de 2009

A fuego lento 2

Hemos creado un estilo de vida insostenible tanto a nivel individual como global. Nos endeudamos para tener más, por aparentar o por que nos creamos necesidades inútiles. Somos hedonistas irreflexivos, que perseguimos la felicidad en los objetos y consumimos sin tiento, ni medida.
En este punto en el que nos hemos convertido en simples elementos de producción y consumo, deberíamos centrarnos más en lo que amamos, que en lo que tenemos.

5 comentarios:

Cristina Catarecha dijo...

...y en lo que realmente deseamos.

Un beso.

Rolex dijo...

Y si lo contaras en primera persona singular? Es que así en plural parece que todos hacemos y nos pasa mismo.

Arturo dijo...

En realidad, es un plural de cortesía, que engloba a todos, para que cada uno analice su parte alicuota. Si empleara la primera del singular, me arrogaría pretenciosamente ser el único culpable de cómo está formada la sociedad capitalista actual y si lo hiciera en la tercera del plural sería tan insincero como vanidoso. La sociedad, la componemos todos, y en mayor o menor medida producimos y consumimos. La rueda gira y quien esté libre de hipotecas que tire la primera piedra.

Rolex dijo...

Ah! Nooooo, no no! Que claramente hay gente que hace que este mundo sea cada día un poco mejor, que hay otra que consigue grandes avances en que sea peor y ... hay gente que no hace nada de nada. Hacemos tabla rasa?
Te ha tocado a ti Arturo, pero esta forma de expresarte (primera persona plural) veo cada día se usa más, sobre todo cuando se plantean cuestiones de este tipo.
Bueno, quizás sean manías de esas que nos salen con la edad!
Como siempre, un abrazo!

Arturo dijo...

Innegable que somos todos desiguales y tenemos actitudes y circunstancias diferentes.(Otra vez en plural)Pero no es menos cierto que formamos parte de un todo y que dentro de ese todo, producimos y consumimos y ambas cosas en exceso. Es indiferente que unos remen en una dirección, pues siempre hay otros que reman en la contraria.
Con mi reflexión, quiero convencerme de que puedo vivir con menos y que tengo que variar el enfoque hacia las cosas realmente importantes.

Un abrazo