Una perla al día

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Ganamos una batalla

Hoy, amigo Sancho, hemos ganado una hermosa batalla. Hoy hemos conseguido que no se remuevan en sus tumbas, Sacco y Vanzetti. Hoy no hemos peleado contra nobles y hermosos molinos de viento, si no contra gigantes asquerosos, que pretendían hacer legal la esclavitud en la vieja Europa. Lo pueden llamar cómo quieran, flexibilizar el mercado de trabajo, libertad laboral, competitividad...el castellano es muy rico y trabajar 65 horas a la semana, no es otra cosa pura y llanamente, que esclavitud.
En una tertulia, este mediodía, una tal Edurne (que junta letras en ABC), ponía de ejemplo las economías emergentes de China y la India, sin ruborizarse y defendía la libertad del trabajador para querer trabajar más horas, y así paliar la crisis. Alguien debería decirle que el objetivo del ser humano (y un trabajador lo es aunque les pese) es ser feliz y no parece que ser esclavo sea una opción a tener en cuenta para obtener el premio.
Creo Sancho, que corría el año 1779 cuando en los primeros decenios de la industrialización se produjo una degradación de las condiciones de vida de los trabajadores similar a la que propugnaban, nuestros derrotados gigantes y que ahora utilizan los mal llamados países emergentes asiáticos:
Aumento de la jornada laboral.
Reducción salarial.
Generalización del trabajo infantil.
Negación de ayuda económica para enfermedades
.


Enhorabuena, a todos los hombres de bien y a los otros nuestras condolencias por la semanita que llevan, primero la pillada de su amigote Madoff y ahora esto.

2 comentarios:

Rolex dijo...

Ahora en cuantas está? De verdad que no los sé. Quién vive sólo de esas horas y su sueldo correspondiente?

Arturo dijo...

Actualmente en España está fijada en 40 horas, en el resto de Europa se llega cómo máximo a las 48 horas.
Soy muy consciente de que la realidad es que gran parte de la población laboral hace jornadas, mucho más prolongadas. Mi mujer sin ir más lejos ha realizado jornadas de 12 y 14 horas. El matiz, amigo, es que lo querían legalizar y así abaratar costes. Pienso que hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar. En la M30 inflingiendo la ley de forma alevosa, se han dado casos de obreros que han doblado turnos durante un mes, les han pagado 1500 € y además les han dado 3 meses de descanso (sin cobrar un duro) para que se pudieran gastar esa pastizarra. Contratar dos obreros con jornadas razonables, sale más caro que explotar a uno, con el agravante de que habría uno menos en el paro.