Una perla al día

sábado, 6 de diciembre de 2008

La pizarra de Bart


La serie de los Simpsons, está plagada de detalles que al espectador medio se le pasan por alto. Por ejemplo las frases que Bart escribe en su pizarra. He aquí unos ejemplos de los castigos de Bart:

Debo terminar lo que empie...
Debo usar la ropa interior por dentro
Devolveré el perro lazarillo
El alquitrán no es para jugar
El café no es para niños
El desfile de Navidad no es inmundo
El dolor no cura el alma
El faraón no es homosexual
El gas neurotóxico no es un juguete
El juramento a la bandera no termina con "salve Satán"
El lodo no es uno de los cuatro grupos de alimentos
Esto no es una clave, ¿o lo es?
Hechizada no promueve el satanismo
La habitación de los chicos no es un parque acuático
La primera enmienda no incluye los eructos
La próxima vez el del andamio podría ser yo
La salsa picante no es oftálmica
Lanzar bolas de pintura no es forma de arte (Qué se lo digan a algunos que yo me sé)
La Constitución no da libertad para eructar
Las judías ni son una fruta ni hacen música
Los "Billetes Bart" no son de curso legal
Los dientes flojos no necesitan de mi ayuda
Los escupitajos no entran en la libertad de expresión (Que se lo digan a Jiménez Losantos)
Los hámsters no pueden volar
Los ruidos divertidos no son divertidos
Me acordare de tomar mi medicina
Mejor dejar los transplantes de órganos a los profesionales
Mi maestra no tiene lepra
Mi tarea no fue robada por un hombre manco
Mucho trabajo y poca diversión hacen de Bart un niño aburrido
Nadie me dijo que hiciera esto
Nadie quiere conocer mis axilas
No aprendí todo lo que tenía que saber en párvulos
No colgare rosquillas en mi persona
No deben mezclarse los explosivos y el colegio
No debo acercarme a la tortuga del jardín de niños
No debo alentar a otros a volar
No debo bailar la Macarena en clase
No debo cantar "Dios bendiga a Bart"
No debo celebrar aniversarios sin sentido
No debo cobrar por entrar en el baño
No debo comer cosas por dinero
No debo decir "se murió" cuando pasen lista
No debo desarmar cosas
No debo dibujar mujeres desnudas en clase
No debo disecar cosas a menos que me lo indiquen
No debo emitir ruidos flatulentos en clase
No debo engrasar las paralelas del gimnasio
No debo enseñar a otros a volar
No debo enterrar al chico nuevo
No debo exigir obediencia
No debo falsificar tarjetas de crédito con jabón
No debo fingir que tengo rabia
No debo fingir que vomito
No debo hacer chirriar la tiza
No debo hacer fotocopias de mi trasero
No debo hacer girar a la tortuga
No debo hacer prescripciones medicas
No debo hacer saltar al pez dorado
No debo instigar a la revolución
No debo tirar del peluquín del director
No debo jugar con el freidor de la cafetería
No debo llamar Cabeza de Patata al director
No debo molestar al gordo
No debo poner en evidencia la ignorancia del profesorado
No debo sobornar al director Skinner
No debo traer explosivos a la escuela
No debo traer ovejas a clase
No debo usar abrev.
No debo vender curas milagrosas
No debo vender la propiedad del Colegio
No debo vender terrenos en Florida
No es tan terrible ser tu mismo
No estoy autorizado para despedir a los maestros sustitutos
No fingiré haber sido secuestrado
No fiscalizare a los alumnos veteranos
No gritare fuego con la clase llena
No había ningún dios romano llamado "Pedocles"
No intercambiare los pantalones con los otros
No iré por el camino más fácil
No me pasare los años estudiando dormido
No puedo absolver los pecados por dinero (Hay otros encargados)
No soy deliciosamente atrevido
No soy un dentista
No soy una maléfica máquina lanza escupitajos
No tengo Inmunidad Diplomática
No vi nada extraño en el aula de profesores
No volveré a hablar con el pianista de 30 cm.
No volveré a hacer eso con la lengua
No volveré a patinar por los pasillos
Nunca me voy a ganar un Emmy
Para un simulacro de fuego no hay que hacer fuego
Milkhouse no grita aunque lo aprieten fuerte
Se ríen de mí, no conmigo
Un eructo no es una respuesta
Yo no he visto a Elvis
Yo no me llamo Doctor Muerte
Yo no soy la reencarnación de Sammy Davis Jr.

Dedicado a quien diariamente tiene el valor de encerrarse con más de 20 Barts en una clase.

10 comentarios:

AqUÍstOYyO dijo...

He tardado un rato en escribir este comentario porque no era capaz de parar de reír. La verdad, es que tengo y he tenido muchos Barts. Son la sal de mi profesión. Sin ellos la escuela no sería escuela.
Gracias, gracias, gracias. No es un castigo, es que, el reconocimiento a esta tarea nuestra es, en general, tan escaso, que no puedo evitar repetir: Gracias.

Arturo dijo...

Me alegra que te haya gustado.

Rolex dijo...

Jajajajaja! Ya está AqUiEstAeLla lloriqueando porque no se reconoce su tarea... Yo si la "reconozco", no exactamente la tuya, pero si la de muchos, muchos, demasiados... colegas tuyos.
Burt es genial! Y Homer el papi ideal!

Arturo dijo...

De ellos depende, en gran medida, nuestro futuro.

Cristina Catarecha dijo...

Fantástico, Arturo.
Comprendo y comparto las risas de Emy.
A tus piés :-)).

Besos.

AqUÍstOYyO dijo...

Con papis como Rolex que consideran a Homer el papi ideal, te puedes imaginar Arturo como nos va en la escuela. Así claro, luego nos "reconocen".jajaja (chúpate esa, Rolex)

Arturo dijo...

Emi debo decir, que Homer tiene su lado profundo. Sólo un filósofo de primer nivel puede acuñar la frase:
"La cerveza es el origen y la solución de todos los problemas".
Y por supuesto es más divertido que su vecino, que está educando dos integristas...jajajaja

Rolex dijo...

Sea lo que sea la familia Simpsons está siempre unida y es básicamente feliz, es lo que cuenta!!!
Pero lo que de verdad me fastidia es no haber tenido una profesora como AQuiestOyYo (Que distinta hubiera sido mi adolescencia!!). Pero bueno, ya me conformo con Arturo que nunca ha eliminado ningún comentario mio ni me ha llamado para que lo quite yo

AqUÍstOYyO dijo...

He de reconocer que en mi vida he visto un capítulo de los Simpsons. (sonrojo)

AqUÍstOYyO dijo...

Ay, Rolito, yo habría sufrido mucho contigo, pero te habría dado tanto cariño que se te habrían quitado las ganas de hacer trastadas.
Te pareceré una noña, pero el mejor regalo de Navidad que puedo tener es el que me dío un alumno mío de 3º de la ESO al recibir las notas. Después de pasarse dos semanas echándome un pulso (nervios de acero que tengo, eh) acabó abalanzándose sobre mi a darme un abrazo. J. F. es un crío que ha pasado por varias familias de acogida, provocó el divorcio de la última pareja que lo adoptó ("o el niño o yo" planteó el marido) y ahora la madre está pensando en devolverlo (tras haber visto desaparecer una silla estrapallada en la pared tras un ataque de ira). El susodicho es un pan (desmasiado espontáneo y fácilmente enojable), pero en clase no para. Lo que descubres es que, cuando les das la justa medida de firmeza y cariño, los chavales responden.
Perdonad el rollo. Es que me emociono.