Una perla al día

sábado, 6 de diciembre de 2008

Si pudiera borrar...

Nuestras equivocaciones, contruyen nuestra experiencia y el escenario de nuestro pasado. si las borramos, ¿Qué nos queda?
A todos se nos ha pasado por la imaginación la idea de vivir una vida distinta a la nuestra y etiquetamos las decisiones que tomamos en su día, cómo errores fatales. Quizá sin ellos, no hubieramos vivido los instantes fugaces que nos han tocado en el reparto y los otros momentos pensados, no hubieran sido tan placenteros. Moriremos con la incógnita, y esto es irrefutable. Ese arrepentimiento de lo no hecho, es más un pretexto y una autojustificación que un sentimiento real.
Intentar modificar el pasado, sólo funciona en los currículum y cada vez menos. Por eso no comprendo, ese esfuerzo vano de permanecer joven, esa pretensión infructuosa de retorno tan de moda.

Resistirse a envejecer, es una lucha tan cara, cómo inútil y mientras perdemos esa pelea se nos olvida, que es preferible llenar los años de vida que la vida de años y que el secreto de vivir mucho es llegar a viejos.

6 comentarios:

AqUÍstOYyO dijo...

La foto es ya parte de una colección que jamás habría imaginado comenzar.
La introducción ("Nuestras equivocaciones, contruyen nuestra experiencia y el escenario de nuestro pasado. si las borramos, ¿Qué nos queda?") va directa a mi colección de citas.
Gracias.
Resistirse no es el camino para deshacerse de algo. Aquello a lo que nos resistimos permanece. Y ¿Con qué fin se resiste una a la experiencia, la sabiduría, la paz que conlleva hacerse vieja?
Creo que voy a resistirme, pero para que el envejecer no me abandone.

Arturo dijo...

Me parece muy acertada tu resistencia. Y gracias a ti por pasar por esta duna.

Rolex dijo...

Pufff! lo que podría haber sido y no fue... es empezar y no terminar! Lo que creo que es importante es con la intención, el corazón o la falta de él, con hayas hecho esas cosas, ese camino que vas recorriendo. Errores o aciertos? Nunca está muy claro. Envejecer? Soy el mayor de los que hemos comentado aquí! Siempre he tenido la esperanza que cuando fuera mayor sería más responsable, consecuente y con un poco de suerte hasta más inteligente para vivir mejor en este mundo. De momento he aprendido a tener paciencia y constancia, lo demás ira llegando.

Arturo dijo...

Amigo Rolo, dichoso tu que has adquirido paciencia y constancia, que son dos espléndidas virtudes que ayudan mucho. Por ejemplo para hacer buenas fotos.
Discrepo que la inteligencia sirva para vivir mejor en estos días. Además tengo entendido que con los años lo único que crece, son las orejas jajaja.

Cristina Catarecha dijo...

Os dejo unos días y me llenáis el jardin de flores, así da gusto!!.
Arturo, tu Milán me parece tan descriptiva que creo vas a tener que guardarla muy a mano para esa exposición eclesiástica (o no) que tenemos en mente. Te das cuenta de cuánto dice esa imagen?? (sí, sí..ya sé que sí....yo, es que estoy abrumada por no haberla pensado yo jajajajajaj).
En cuánto a tus palabras, que decir sino que estoy al 100% de acuerdo contigo y añadir, haciendo una mezcla de todo lo leído hoy, que mientras se borran las huellas del pasado dejamos de pasear el presente y que mientras ignoramos el camino andado podemos olvidar las metas deseadas. Nada es inútil y todo importa.
Gracias, de nuevo, por tus reflexiones y tus imágenes. Toda una lección.
Besos.

Arturo dijo...

La verdad es que la goma huele a colegio de curas, de aquellos que presidía un crucifijo escoltado por la foto de Jose Antonio a la izquierda y la de Franco a la derecha. El bocado a la infancia, tiene su interpretación, pero no todo el mundo la ve.
En cuanto a borrar el pasado, tienes razón y lo expresas de maravilla. Que mejor sitio para apoyar el trípode, para hacer las fotos del presente, que la propia experiencia.
Un abrazo