Una perla al día

domingo, 9 de noviembre de 2008

Jesse Jackson


El terrible bombardeo mediático, sufrido por las elecciones a la presidencia de EEUU, me ha dejado agotado.



Todos opinan a favor y/o en contra de Obama alegremente, algunas veces sin criterio. Unos lo pintan erróneamente, cómo un rojo peligroso, otros igual de equivocados, cómo un Mesías.



De todo esto, a mi lo que me llegó, fue ver las lágrimas de este hombre de 67 años, mezclado con el público.


Este luchador llegó a pedir que caparan a Barack, por traicionar el movimiento pro derechos civiles, aunque luego pidió disculpas.



Jackson, estaba en el balcón, junto a Martin Luther King, el día que lo asesinaron, y ha dedicado su vida a pelear contra el racismo y la desigualdad.



En esas lágrimas, está escrito, "I have a dream", en su brillo asoma el viejo racismo. Lágrimas cargadas de dignidad, y de esperanza. Lágrimas negras en definitiva, que superan cualquier discurso.

Espero el cierre del vergonzoso Guantánamo.





3 comentarios:

AqUÍstOYyO dijo...

Emocionante entrada que refleja una vez más todo lo que yo sentí. Gracias.

Cristina Catarecha dijo...

Esa foto expresa tanto que es imposible no emocionarse al verla. Muchos ausentes están en esas lágrimas, en esa mirada introspectiva; no me cuesta nada imaginar sus pensamientos y ..... ese gesto del dedo apoyado en los dientes, como queriendo contener lo incontenible, le da tal fragilidad que dan ganas de abrazarle. Es como un niño al borde del sollozo incontrolable. Es ver acabado el castillo de naipes que, por fin, se mantiene en pié.
Verle así es algo grande y haber hecho esa foto es algo por lo que yo hubiese dado mucho :-).

Arturo dijo...

Para mi expresa una paradoja. Expresa una alegría dolorosa.