Una perla al día

miércoles, 26 de mayo de 2010

Tiempo de tijeras y antiparras

El gobierno ha considerado que es tiempo de coger las tijeras, y acatar las órdenes del mercado, pero ha dejado las gafas encima de la mesa. Ýo que tengo la vista cansada, quemada por decenas de monitores que cómo novias despechadas se han ido vengando de mi mirada, y los ojos dejándose vencer por el tiempo, me las he puesto y en la letra pequeña he descubierto que...

La supresión del concordato, supera con mucho el dinero que se ahorra aplicando la tijera a funcionarios y pensionistas.
Para aquellos que no lo sepan, o no lo quieran saber la firma del nuevo Concordato, se realizó seis días después de la entrada en vigor de la Constitución, concretamente el 3 de enero de 1979, en la ciudad del Vaticano. Mediante estos acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede se regula sus relaciones con esta confesión religiosa, que ideologías y creeencias a parte abre un boquete en la línea de flotación de la "Intocable".
Entre otras curiosidades el Concordato se firma con una validez de tres años, con lo cual debería haberse extinguido en el 82, fecha en la cual la iglesia se comprometía a autofinanziarse, sin embargo todavía se sigue sosteniendo económicamente a la Iglesia vía Presupuestos Generales del Estado, con la trampa de los pagos a cuenta de lo que corresponda por el IRPF. Gracias a él, la Iglesia Católica se beneficia a efectos fiscales (que son los que nos ocupan) de:
. Se la excluye del pago de impuestos sobre la renta (IRPF) y sobre el consumo (IVA)
. Queda exenta de pagar contribuciones urbanas por sus edificios (residencias de sacerdotes, locales de oficinas, seminarios, conventos, y edificios de culto, colegios...)
. Se la exonera, de pagar impuestos reales sobre la renta y el patrimonio
. Tampoco debe hacer frente al impuesto por donaciones y sucesiones

Me quito las gafas, y me viene a la cabeza la imagen de los curitas de CAJA SUR, que han torpedeado la fusión declarándose en quiebra técnica, teniéndose que hacer cargo el BANCO DE ESPAÑA de tapar el agujero que ellos han cabado. La capa del concordato tiene mucha tela que cortar.

4 comentarios:

Cristina Catarecha dijo...

Arturo, has tocado un tema que me tiene sin dormir.
Yo, que no sé nada de economía, ni de la doméstica, he realizado una lista de cosas indispensables para mantener a flote al pais.
La lista me tiene loca ya que creo que, de un bandazo, he pasado de sociata a facha y, la verdad, aún no me explico cómo.
A saber:
hay que liquidar
- la iglesia en cualquiera de sus formas (y no me refiero a las hostias).
- la monarquía y todo lo que cuelga
- las Fundaciones y asociaciones que viven de subvenciones muyyyyyy elevadas
- las fiestas nacionales, el que quiera una farra que se la pague
- el ejército....no, eso lo dejaba, para joder a unos cuántos
- los cursos subvencionados que son ineficaces para los ilusos que los hacen y muy provechosos para los centros que los "imparten".
- los políticos. si no hacen nada para que mantener a tantos? con uno por partido vale.
Y con eso.....que doblen el sueldo y pensiones a todos, que los que curramos somos nosotros, funcionarios, pensionistas y los de a pié como yo.
La duda sobre mi condición de facha es que todo eso lo hacía por huevos, sin rechistar y con dos cojones.
El tema inmigración también lo tengo claro claro: a repartir entre todos.
En fin.....que me pierde la vehemencia y estoy que me como las uñas de los piés :-).

Buena entrada, querido.
Besos y birras.

eMi dijo...

Sin ser tan vehemente como Cristina, en mi opinión, no anda muy descaminada. Sin embargo, En primer lugar el tijeretazo debería, creo yo, ir a parar a la monarquía porque, trabajando como trabajo para un colegio de monjas, sé a dónde va a parar parte del dinero de la Iglesia (digo una parte, la parte que toca a las currantas a tiempo completo que yo conozco).

A la lista de arriba le falta otra cosa, el dinero que reciben los sindicatos. Hace años que empecé a encontrar raro (por eso dejé de contribuir) las acciones sindicalistas. No estoy abogando por la huelga general a la que no me sumaría (estoy dispuesta a pagar con tal de no hacerle el juego al partido opositor), pero reclamo oír sus voces hablando claro y dando alternativas.

En definitiva, quieran hacernos creer lo que quieran, aquí no manda ni Dios. Aquí sólo manda el mercado y ya va siendo hora de que venga alguien con ideas para hacer subir la bolsa sin bajar las pensiones o romper definitivamente esta trucada baraja.

(Me pirria esa foto. Las tijeras me recuerdan a mi madre. Las gafas a mi juventud idealista.)

Arturo dijo...

Efectivamente Cristina ha pasado por alto, 4 cosas que tengo en mi lista inicial, con las que estoy seguro, que coincidirá. La monarquía tiene reservados varios capítulos de esta inagotable serie.
Así, que si os gusta pasad y poneros cómodas que hay para rato.

Un abrazo para cada una.

Cristina Catarecha dijo...

Ostrassssss: los sindicatos!!! Pues sí, efectivamente, los borré de mi mente sin duda alguna para no cargarme la tele. Yo también pensé en un tiempo que debía contribuir porque ellos velaban por nuestra "salud" laboral.
Pues bueno, a todos nos estafan alguna vez en la vida, qué le vamos a hacer.
Los actuales deberían aprender de sus predecesores y dejar de dormir entre laureles.

Y me dejo cosas en la lista.... lo sé.... :-)