Una perla al día

sábado, 11 de octubre de 2008

El hombre anuncio y el Faraón

El gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón ha aprobado un proyecto de Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior que prohibe los hombres anuncio.
Según han explicado el faraón y la inefable delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Gobierno que ha aprobado este proyecto, el Ayuntamiento de Madrid considera que la actividad de hombre anuncio "ataca la dignidad de la persona".La "utilización de personas como soportes publicitarios" queda considerada en el proyecto de Ordenanza como "infracción muy grave" y será sancionada por tanto con multa de entre 1.500 y 3.000 euros, que el alcalde ha aclarado que no deberá pagar la persona que porta los carteles (claro por que sería dudoso el cobro) sino la empresa anunciadora.
Mi imagino que cuando se hizo la foto con Fernando Alonso, se compadecería de él, que tiene que tener la dignidad atacadísima pués lleva encima anuncios de : Movistar, Renault Megane, Mutua Madrileña, Playstation Formula 1, PSP, PS3, Johnie Walker, Hero Muesly, Sandoz, Telefónica ADSL, Buckler, Banco Santander, Mercedes Clase C, Vodafone...Pobrecillo, el piloto, menos mal que es bajito, que si no le entrarían media docena más de pegatinas.
Desconocía que además del título de Faraón de Madrid, estuviera en posesión del de Juez Supremo de la Estética y de que en función de su criterio se pueda condenar al paro a un grupo de personas ya por sí bastante desfavorecidas.
Tengo muchas dudas. ¿Será extensiva la norma a las mujeres anuncio? Las recogepelotas del Master de Madrid, serán obligadas (imagino en pro de la dignidad, no de la estética)a despojarse de la camiseta que anuncia Hugo Boss, o abandonar su puesto de trabajo (temporal). ¿Multarán a Correos por atacar la dignidad de carteros y carteras? ¿En campaña electoral los que lleven chapas con las gaviotas harán que se multe a su partido?¿Defenderá con igual tesón la dignidad de los futbolistas de su equipo (el Madrid) y sancionará a la empresa anunciadora?
Mucho me temo, o esta ordenanza, será de esas en las que las excepciones sean más numerosas que la regla.
Que se dejen de tonterías y saquen una norma en la que se criminalice la pobreza, la fealdad, la diferencia... Claro que si expulsa de Madrid a todos los pobres, marginados, tullidos, inmigrantes, feos, gays, lesbianas, prostitutas igual se queda sin amigos, parientes y votantes.

5 comentarios:

Rolex dijo...

A mi lo que haga Ruiz me preocupa tanto como nada. Pero comparas cosas incomparables. No es lo mismo estar en la élite de tu profesión con todo lo que de fama supone y que 20 o 30 marcas te den una millonada por llevar su logo que ser un tipo necesitado de unos ingresos mínimos para que te conviertan en un cartel con patas. Lo mires como lo mires es muy distinto. A mi particularmente ningún trabajo me parece indigno (excepto el de verdugo) en sí, lo que puede ser indigno es en la forma en que lo realizas.

Arturo dijo...

Si son comparables, amigo Rolo, en ambos casos portan anuncios a cambio de dinero. Pero con diferencias muy notables. Con el piloto el alcalde se muere por hacerse una foto, a los otros no los quiere ni ver. Tú mismo das en la diana, cuando dices que no existe ningún trabajo indigno,(ni siquera el de verdugo) sin embargo es la excusa empleada. Para los hombres de la foto es su tabla de salvación y la subsistencia de su familia, para los famosos, simplemente, ingresos adicionales. De todas maneras, sería muy extenso argumentar mi postura en un comentario, así que mejor lo hablamos un día, delante de un par de jarras de cerveza.
Un saludo amigo.

Rolex dijo...

Bueno... Lo de las cervezas seguro, lo de hablar de eso ya no sé!

Arturo dijo...

Dejaremos que el ritmo de la conversación, lo marquen el fluir de la cerveza.

AqUÍstOYyO dijo...

De todas formas Arturo, no estoy muy segura de que sea lo mismo. Los pilotas sacan pasta, pero su trabajo no es denigrante. Pasearse con un cartel en la espalda no es indigno, es indigno que alguien que quiera trabajar no tenga un trabajo digno y tenga que hacer el papel que puede hacer un poste.